Una noche espantosa

por Carlos Magaña

Era una noche muy silenciosa, algo estaba pasando en esa casa solitaria donde habían rumores de gente que aseguraba haber visto y oído fantasmas y espíritus malignos dentro de la casa. Cerca de ahí vivía un muchacho que se llamaba Ricardo.

Al día siguiente Ricardo se dirigía a la escuela con sus dos amigos Pedro y Juan. Cuando estaban pasando por la casa solitaria donde decían que habían fantasmas y espíritus malignos, unos de ellos le dijo: “¿por qué no entramos un día para comprobar si es cierto?”, a Ricardo le pareció que estaría bien. Cuando llegó a su casa pensó en la situación y tuvo una idea. Al día siguiente Ricardo les comentó que podrían imitar un programa de televisión del canal Discovery Channel que se llama Caza Fantasmas y así podrían investigar sobre ellos.

Cuando Ricardo compartió su idea Juan recordó que tenía tres cámaras profesionales y que podían ver de noche, entonces comenzaron a hacer planes. Cuando los días pasaron Ricardo y sus amigos se pusieron de acuerdo para ir el siguiente domingo al anochecer, el día anterior estuvieron alistando todos los materiales que iban a llevar: comida, cámaras, focos así como un equipo de primeros auxilios, entre otras cosas. Cerca de las 8:00 p.m. Ricardo y sus amigos ya estaban listos para entrar a la casa. Todo estaba silencioso había una nieblina muy fuerte como nunca habían visto, parecía las 12:00 a.m., todos estaban dormidos, cuando Ricardo y sus amigos estaban por entrar, de repente se escuchó un trueno, uno de los amigos presintió que algo había pasado o podría pasar.

Ricardo ya había llegado a la puerta de la casa solitaria, sus amigos estaban por la calle esperándolo para que abriera y poder entrar todos juntos, de pronto salió un murciélago y todos corrieron al patio, entonces prendieron sus focos y comenzaron a armar sus cámaras.

Pasaron dos horas Ricardo y sus amigos estaban allí adentro descubriendo si había algo o una actividad paranormal, de repente todo estaba silencioso y esucharon unos pasos por la cocina ellos estaban en un cuarto y escucharon los pasos por la cocina. Pedro fue a la cocina y no había nada, Ricardo y Juan estaban juntos, unas de las cámaras de los muchachos grabó una sombra que había pasado por la puerta, cuando Pedro se dio cuenta se asustó y comenzó a sudar, algo había aquí, algo estaba pasando.

Esa noche era muy pero muy rara nunca antes había pasado algo donde vivía Ricardo y sus amigos. Una hora más tarde Ricardo intentó llamar a su mamá para decirle que se iban a quedar toda la noche en esa casa, pero de repente el celular estaba actuando bien raro, no tenía señal estaba la batería baja y no era solo el celular de él sino el de dos amigos igual. Algo estaba pasando en esa casa que estaba jalando la energía de los celulares. Ricardo pensó y dijo que en el programa de televisión que él veía los fantasmas se manifestaban.

Cuando pasaron horas en la casa uno de ellos decidió descansar en el rincón donde tenían las cosas que llevaron para quedar toda la noche. Los demás Ricardo y Pedro estaban en los cuartos investigando qué había allí de extraño. De repente escucharon los gritos de Juan en la parte de abajo ellos corrieron para ver qué era lo que pasaba pero no lo encontraron. Entonces comenzaron a llamarlo y no contestaba. De pronto, en la cocina escucharon a Juan llorando y lo encontraron muy asustado. Cuando Ricardo revisó la cámara de Juan vio que se había grabado la voz y sombra de alguien que estaba pasando a lado de él se sorprendieron mucho. A pesar de esto, una hora después se acostaron pues estaban muy cansados.

Antes de dormirse Ricardo instaló las tres camaras alrededor de ellos. Cuando ya estaban dormidos Juan sintió que alguien lo estaba tocando, pero en realidad no era nadie porque estaban durmiendo separados. De pronto abrió los ojos porque estaba seguro que le habían tocado su pierna, miró a sus compañeros pero estaban bien dormidos. Se hizo el valiente y se dispuso para dormir. A penas transcurrieron 10 minutos o 15 otra vez escuchó a alguien que le suspiraba en su oído y que le tocaban su pie, entonces se despertó asustado y llamó a sus amigos.

Decidieron empacar sus cosas para salir de la casa, eran como las 6:00 a.m., todo estaban cansados y agotados ya fue una noche muy espantosa que ninguno de ellos olvidaría. Cuando estaban a punto de salir, Ricardo notó que había olvidado su lámpara adentro de un cuarto que había arriba, cuando él estaba dirigiéndose al cuarto las puertas se abrían y cerraban. Comenzó a gritar y a llamar a sus amigos para que le ayudaran, al llegar en su auxilio vieron que estaba lastimado tenía un rasguño en su espalda rápidamente Juan y Pedro lo sacaron y se lo llevaron a la casa de Juan. Allí ellos le dieron comida y dónde acostarse. Ricardo estaba muy asustado tenía mucho miedo. Dijo que ya no quería hacer esas cosas otra vez.

Al día siguiente Ricardo y sus amigos comenzaron analizar las grabaciones que habían hecho durante la noche del domingo en la casa solitaria y quedaron impresionados.

Decidieron ir a la iglesia para que el pastor orara por ellos y prometieron que nunca más provocarían a los espíritus del mal.